Juan Manuel 7 de Febrero de 2008 a las 08.00
   Imprimir artículo
elWebmaster.com

7 errores de accesibilidad que se cometen a menudo


En Digital Web Magazine pude leer un post sobre accesibilidad que incluye un listado de los 7 errores más cometidos. Conocerlos a fondo nos permitirá no sólo no equivocarnos nosotros, sino también aplicar lo aprendido en cada sitio que realicemos, ya sea personal o para nuestros clientes. Un detalle importante sugerido es que se realicen pruebas de uso con personas, previamente al lanzamiento de un sitio. Es la única forma de realizar un estudio a fondo.

Los errores más comunes de accesibilidad:

1. Creer en productos sin ponerlos a prueba

Muchas herramientas, como algunos CMS afirman crear páginas accesibles, cuando únicamente fuerzan la aparición de etiquetas alt y generan un HTML sólo formalmente válido.

Pese a ser una ayuda, es precisa la revisión manual para que las páginas tengan una verdadera accesibilidad humana, real.

Para compensar estos problemas hay que dedicar tiempo a la formación de los desarrolladores, documentar los fallos y trucos, y hacer siempre pruebas de usuarios.

2. Tomar demasiada responsabilidad

Los sitios no suelen desarrollarse según el plan previsto. El cliente tiende a introducir cambios con facilidad. Así, no suele ser buena idea intentar acaparar la responsabilidad del desarrollo y mantenimiento del sitio.

Es preferible concienciar al cliente de la importancia de la accesibilidad, formarle y tratar de pasar la responsabilidad de que el mantenimiento sea accesible a alguien de la empresa cliente.

Se deben crear manuales de mantenimiento accesible y dejar por escrito que la accesibilidad del sitio y su mantenimiento es responsabilidad del cliente una vez entregado el producto.

Practica lo que predicas. El código entregado debe ser impecable, o cualquier error tenderá a ser repetido sistemáticamente por el cliente al mantener el sitio.

3. Planificar únicamente para el peor escenario

No hay que perder la perspectiva. Pensar únicamente en los discapacitados puede hacernos olvidar cualquier cosa que no pueda ser leída por un lector de pantalla.

Un lector de pantalla es sólo una herramienta. Asegúrate de que sabes realmente cómo funciona con tu página, pregúntale a quien lo usa a diario.

Lo importante es asegurar lo básico:

  • Semántica correcta.
  • Contenido que tiene sentido cuando se lee u oye.
  • Texto alternativo para el contenido visual.
  • Encabezados y enlaces que tengan sentido fuera de contexto.

Si no se merma lo anterior, se pueden ir introduciendo soluciones extras para:

  • Colores de bajo contraste.
  • Combinaciones de color que no ven fácilmente quienes padecen ceguera al color.
  • Texto pequeño o de tamaño fijo.
  • Elementos que se solapan al cambiar el tamaño del texto.

Los diseñadores deberían:

  • Asegurar lo básico.
  • Mostrar al cliente lo bien que funciona en todos los dispositivos.
  • Introducir la idea de realce progresivo.
  • También debe adiestrar al cliente en el manejo de plantillas para contenido (sin diseño).
  • No olvidar los buscadores.
  • Usar CSS y Javascript como herramienta de usabilidad.
  • Debe poner el diseño gráfico al servicio de la usabilidad.
  • Hacer un diseño flexible (que el sitio pueda crecer fácilmente).

4. Compartir problemas con el visitante

Los usuarios no tienen la culpa de que tú recibas mucho spam o que tu cliente sólo utilice Internet Explorer. En lugar de largos formularios anti-spam ofrécele al usuario final una vía para contactar y dale importancia a esa comunicación.

5. Intentar resolver problemas fuera de nuestra área de experiencia

El que los tamaños de letra se puedan hacer más grandes no es tu problema ni un requerimiento específico del sitio, sino de los fabricantes de navegadores y sistemas operativos. Limítate a poner un buen tamaño de letra marcado en unidades redimensionables.

Eso sí, si finalmente incorporas alguna ayuda artificial para cambiar el tamaño de letra no hagas una cosa vulgar como usar un icono muy pequeño de un color que apenas contrasta con el fondo.

6. Ocultar o anular intensificaciones de accesibilidad/usabilidad

No pasa nada malo por poner discreta pero visiblemente un enlace del tipo “saltar enlaces” que lleve directamente al contenido y se salte los enlaces de navegación que hay antes de llegar a éste. Tampoco pasa nada por por marcar claramente los diferentes estados de los enlaces.

Quizás este tipo de ayudas no contribuyen a que la página tenga un aspecto deslumbrante, pero cumple un buen propósito para muchos usuarios.

Asegúrate de que los refuerzos de accesibilidad pueden ser usados por sus destinatarios, y que si te saltas los principales estándares tienes una buena razón para ello y los test de usuarios se superan fácil.

7. Abastecer a tu cliente y no a SU cliente

Aunque el cliente sólo use Internet Explorer no debes diseñar el sitio sólo para ese navegador. Aunque el cliente es mucho más cercano para nosotros que el usuario final debemos pensar en éste, aunque aparentemente no se queje, pues los usuarios finales insatisfechos no se quejan, simplemente se van del sitio sin dejar más rastro.

No hay que complacer en todo al cliente simplemente porque es el cliente. Tú no eres su mayordomo, sino un profesional que entiende bastante de esto.

Asegúrate de tener a mano ejemplos reales e impactantes que te ayuden a explicar al cliente porqué algunas cosas no son una buena idea.

No actúes impulsivamente. Cada cambio importante debe ser probado y consultado con otros miembros de nuestro equipo.

Reduce al mínimo el número de interlocutores con el cliente para que no haya líos con lo que se le va a hacer o no al cliente y quién lo ha dicho.

Empieza un catálogo con historias exitosas de diseño centrado en el usuario. Te ayudará en el futuro.

Fuente: Digital Web Magazine


Enviar a Del.icio.us Enviar a Meneame Enviar a Digg Enviar a Fresqui Enviar a Enchilame

Deja tu opinión

© 2007 - 2008 elWebmaster.com | Powered by Wordpress | Diseño CSS y XHTML válido. | Algunos íconos basados en FamFamFam Mini
Iniciar sesión